Hombre soltero Alemania no cojo cordial

Con la construcción histórica del Yo, desaparece el Yo mismo. Este Yo, el final de una construcción histórica, no es un Yo corpóreo, carnalmente engendrado por hombre y mujer, que no necesita, para existir, de ninguna suerte de especulación; es un Yo espiritualmente engendrado por dos categorías, idealismo y realismo, una mera existencia discursiva. El Nuevo Testamento, disuelto y resuelto ya con su supuesto anterior, el Antiguo Testamento, lleva una economía doméstica literalmente tan sabia como el Antiguo, a saber, a través de diversas mutaciones, la misma, como se desprende del siguiente cuadro: I. Resultado, entre los antiguos, el desprendimiento del mundo, entre los modernos el desprendimiento del espíritu, entre los liberales el desprendimiento de la persona, entre los comunistas el desprendimiento de la propiedad, entre los humanos el desprendimiento de Dios, es decir, en general, la categoría del desprendimiento libertad como meta. Lo propio es la propiedad construida de todas las propiedades del individuo stirneriano. El apropiador. Y así como los modernos se desagregan en libres triplemente determinados, el apropiador se descompone en las tres determinaciones siguientes: 1 Mi poder, correspondiente al liberalismo político, donde se revela la verdad del derecho, donde el derecho se disuelve, como el poder del hombre, en el poder como el derecho del Yo.

Enlaces accesibilidad

Los nazis tenían gran afición por la propaganda para difundir la supuesta jefatura de la raza aria. Pero los líderes del Tercer Reich no siempre adoptaron bien sus símbolos. El angelito ario perfecto, elegido a instancias del Ministerio de Propaganda liderado por Joseph Goebbels, era en realidad una pupila judía. Una foto suya apareció en en la portada de Sonne ins Haus El sol dentro de casauna revista nazi sobre temas familiares. La rubia y rolliza niña encajaba perfectamente en el cliché del perfecto angelito ario. Pero Hessy no sólo denial tenía nada de aria, sino que representaba todo lo que los nazis odiaban.

No hay comentario

Submit un comentario