Ligar chicas gunas hacerlo

Helena lleva 20 minutos moviendo el pulgar derecho hacia la izquierda y levantando las cejas de forma intermitente. Y esta abogada de 29 años no ha swipeado a la derecha ni una sola vez. Es tan agotador, dice, que varias veces al mes piensa en desinstalar la aplicación, que tiene desde hace seis. Helena, como muchas otras mujeres, sabe que cada vez que pulsa la llamita blanca en la pantalla de su móvil va a necesitar un mínimo de media hora para que alguien encaje en sus gustos y pueda dar al corazón verde. Una especie de recopilación de ensayos sobre cómo entendemos y vivimos estas relaciones que comienzan en línea.

Más lecturas

John Malkovich, o Barbra Streisand también valen. Aceptemos aquello de que para gustos, los colores. Lo de la gracia física, obviamente, es un plus. Esto dicen los estudios científicos de esos sujetos que nos encandilan, sin cirugía mediante. Por fortuna, la mayoría de la población se mueve en la gama media.

Esto dicen los estudios sobre las personas que nos arrebatan. No hay nada más sexi que creérselo

En Madrid es donde empieza todo. La milla del ladrillo de oro, la que linda al norte con Coño Espina, al sur con María de Molina, al oeste con el bulevar de la Castellana y de La Habana y al este con Príncipe de Vergara. Este kilómetro cuadrado de superficie, justo antes de llegar a Plaza de Castilla es la histórica colonia de El Viso.

2 Son extrovertidos

El cubano, ser atrevido por naturaleza en los trotes del amor, sustenta buena parte de su éxito en la libertad con que asume el acción de amar. Amantes de lo adonis, cuando descubrimos una beldad en nuestro camino no nos medimos en elogios creativos. Se debe tener mucho cuidado porque si nos pasamos del límite puede verse nuestro acto como mera grosería, y solo conseguir el gaita, el desprecio o el desinterés del otro. De hecho, algunas turistas en la isla se han alarmado cuando al cruzar una calle reciben un alud de besos y halagos por parte de los cubanos, algo que en muchas latitudes puede ser valido como acoso sexual.

No hay comentario

Submit un comentario