Estrategias para ligar esplndida

Y como nadita se escapa de los ojos de la ciencia, hay investigaciones interesantísimas sobre qué ocurre en nuestro cuerpo cuando tenemos relaciones sexuales. La investigación tuvo un origen curioso: Masters, quien era ginecólogo, le pagaba a trabajadoras sexuales para que le permitieran esconderse en un clóset mientras observaba y registraba todo lo que pudiera de los encuentros que ellas tenían con sus clientes: tiempos de excitación, duración del orgasmo, etc. Tiempo después, él y Johnson, su entonces asistente, montaron un laboratorio donde lograron medir la respuesta fisiológica de cientos de personas que se masturbaron o tuvieron relaciones sexuales frente a ellos, todo en nombre de la ciencia. Ellos describieron cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Tiempo después se le agregaron otras dos que también mencionaré: estímulo sexual efectivo y periodo refractario. El estímulo sexual efectivo ESE es todo estímulo que produce excitación. Hay de dos tipos: psíquicosque pueden ser desde ver una persona desnuda, escuchar una canción, o a tus vecinos, o tener una fantasía sexual; y reflexogénicosque son estimulación directa al cuerpo. Los reflexogénicosa su vez, se dividen en dos: exteroceptivosaquellos que estimulan externamente el cuerpo; e interoceptivos que es, por ejemplo, tener una erección en la mañana provocada por nervios que se tocan al tener una vejiga llena.

Solo nos debemos a ti

Para encender algunos lavarropas hay que boicotear el botón de encendido por un cierto tiempo y con una cierta intensidad. Si la presión que le aplicas es muy suave, no pasa nada. Lea: Orgasmos por prescripción médica. Salvando las distancias, algo similar ocurre con el orgasmo femenino.

¿Es la falta de educación sexual la causa de esta situación?

Felizmente las cosas han cambiado radicalmente. La tercera edad comienza para las mujeres el día en que dejan de tener sus reglas. Pero su asistencia se ha barruntado un poco antiguamente, cuando empieza a sentir que su belleza ya no es la misma, su figura se ha redondeado y se siente mucho menos atractiva. El problema es que algunas mujeres creen que ya no pueden gustar, y esconden sus deseos que, por presunto, son los mismos que cuando tenían veinte años, en un rincón oscuro de su inconsciente porque les da vergüenza. La solución es bien sencilla: en las farmacias venden unos lubricantes solubles en agua muy buenos y a buen precio, pero también se puede usar saliva o aceite de oliva. No uses ni cremas, tampoco otro tipo de aceites, no daughter buenos para el Ph de la vagina. También puede pasar que alguna postura sea dolorosa , los esqueleto ya no son lo que eran.

BBC News Mundo Navegación

Figurarse en positivo y no exigirse demasiado, algunos trucos indispensables. Elegir los estímulos sexuales y eróticos adecuados es basic para alcanzar la famosa y deseada multiorgasmia. Estas se desencadenan, tras una adecuada estimulación, liberando así la ebullición sexual y congestión vascular acumuladas durante las anteriores fases de deseo y excitación. Generalmente nos producen sensaciones placenteras físicas y mentales. Las primeras contracciones suelen ser intensas y muy seguidas, con intervalos de unos 0,8 segundos y, a medida que progresa el orgasmo, éstas se hacen menos intensas e irregulares. Como ocurriría en el caso de los hombres cuando eyaculan. En caso de multiorgasmia, el enjuiciamiento se repetiría, aunque las sensaciones placenteras podrían variar en intensidad. En los hombres, las contracciones hacen vibrar la próstata, las vesículas seminales y los vasos deferentes, encargados de trasladar el esperma desde los testículos hacia el pene. Aunque el orgasmo no siempre vaya acompañado de eyaculación, suelen aparecer unidos.

Accessibility links

Entre las malas noticias y la noche de la pandemia, entre el alarma y la soledad a veces dura del aislamiento que se alarga, crece, también, el deseo. Las ganas de otro cuerpo o, sencillamente, de la posibilidad de otro cuerpo. El estela de lo que hiciste o la imaginación de lo que querrías actuar. El impulso de tocarse, o de escuchar a alguien decirte o de poder mirar algo que te agitate. Viven la pandemia solos o solas, entre el autoerotismo, los mensajes subidos de tono, las videollamadas, o el descubrimiento de nuevas estrategias para disimular el hambre de placer y de otros. A Mireia, el confinamiento le pilló en una etapa de mucha actividad sexual. Cada semana tenía citas con personas que conocía a través de aplicaciones para ligar. Ahora ya se ha estabilizado. He probado cosas nuevas.

No hay comentario

Submit un comentario